El acto es anterior a la palabra e incluye a ésta, dice Moreno, y con ésta frase, rescata el poder terapéutico de la mímesis.

En Psicodrama se denomina acto fundante al surgimiento de todo rol que, por el mismo hecho de emerger, funda al individuo en un nuevo modo de ser y en vincularse.

Este concepto vale tanto para el acto que acontece durante el despliegue evolutivo biográficos como para el que acontece durante el proceso terapéutico.


Moreno utiliza este término para definir el actuar irracional de la vida misma.

Moreno distingue entre: 1) el actingout o irrational acting out y al 2) actingin.

Al primero lo define como “el actuar irracional de la vida misma”.

Según Moreno este tipo de actuación, se caracteriza por su absoluta irracionalidad, perentoriamente dominada por la impulsividad, por lo que carece de cualquiera de los gradientes que son propios de la espontaneidad (Ver espontaneidad), carecerá también, tanto de cualidad dramática, como de originalidad, creatividad y propiedad. Este tipo de actuación irracional es entonces la peculiar acción, que se da siempre desfasada del contexto situacional en el que está aconteciendo. (Ver contextos).

Cada vez que nos encontremos frente al Irrational actingout de un individuo, el resurgimiento de un rol estereotipado. Un rol que intenta reeditar, con su accionar, una vieja situación, propia de otro contexto. Ese rol o conjunto de roles que emergen, lo hacen siempre a partir de un modo peculiar de caldeamiento. Lo que se reedita, en cada actuación, a partir de ese caldeamiento será la reiteración, muchas veces obscura y difícil de dilucidar, de un rol propio de una matriz inadecuada, distinta a la matriz en la que “ahora y aquí” se ha puesto en juego (Ver matrices). Para completar la lectura de este tipo de actuación, desde la óptica moreniana, debe vérsele además con respecto a sus conceptos de Tele y Transferencia (Ver Tele y Transferencia).

El Irrational actingout es un accionar que se mueve, total y únicamente, en la estructura comunicacional de la transferencia.

Una actuación, así entendida, puede emerger no sólo en el contexto social de la vida misma, sino también en pleno contexto terapéutico grupal, con las mismas características. Cuando esto acontece, si no se opera a partir de allí, metodológicamente, se mantendrá su tendencia reiterativa inmodificada.

Ningún “irrational actingout”, “per se”, puede ser capitalizado, ni como aprendizaje, ni como experiencia. Se mantiene y permanece como una simple recidiva de una constante tendencia del actuar irracional y volverá a reiterarse cada vez que el proceso de caldeamiento reincida en el mismo tipo de estimulación (Ver patología de caldeamiento) lo mismo que ocurre en el modelo que propuso Zerka Moreno de la huella y la rueda en el camino empantanado; cuanto más velozmente y con potencia se haga rotar la rueda, más se hundirá en la huella y el surco se irá profundizando.

El actingout puede ser transformado en actingin (actuación dramática) cuando es llevado al contexto dramático y encuadrado allí.

El psicodrama ofrece así la posibilidad de transformar al actingout en actingin (dramatización).

Moreno define el actingin como la actuación controlada y terapéutica y utiliza estas expresiones como sinónimos de dramatización psicodramática. Actuación, en este segundo sentido, es entonces para Moreno sinónimo de dramatización.

La dramatización es la actuación controlada y terapéutica que en Psicodrama busca la catarsis liberadora y el entrenamiento de la espontaneidad.


Doctrina filosófica que afirma el carácter activo de toda realidad, y en especial de la humana. La realidad es vista como actividad constante. El actualismo metafísico, por lo tanto, a partir de estos principios hace de la realidad un continuo fluir.

Estas doctrinas tienen sus orígenes en Heráclito; en esta línea se encuentra también la doctrina de Gentile que deriva del idealismo alemán y sostiene que el Yo se activa, se crea a sí mismo y construye lo absoluto.

Todas las doctrinas actualistas son formas del idealismo y más precisamente del idealismo romántico. Eutten, Blondel, Nietzsche y el Pragmatismo, pueden definirse dentro de esta corriente.

En todas estas líneas pueden encontrarse un común denominador: el considerar que la verdad última puede alcanzarse fundamental y únicamente a través de la acción y jamás solo a través de la inteligencia.

Estas corrientes de pensamiento se hallaban presentes en Viena en la época de formación de Moreno. Algunas de ellas pesan fundamentalmente en él, en especial modo las vetas del empirismo inglés y del romanticismo alemán, que representan las dos vertientes activas del pensamiento europeo de su época.

A la frase “en el principio fue el acto” que Goethe había puesto en la boca del Fausto y que el ACTUALISMO utilizó como su principio, acotó Moreno “en el pricipio fue el encuentro”. Si bien este enunciado muestra la influencia del Jasidismo y de Buber (filósofo moderno del Jasidismo) también denota que está impregnado profundamente por las ideas doctrinarias del ACTUALISMO.


Moreno entiende por actuar al movimiento de atemperación (Ver atemperación) en la búsqueda de un estado emotivo, es decir: atemperarse para la espontaneidad.

Actuar en psicodrama es pues la acción dramática, que realiza el protagonista en el escenario psicodramático al desempeñar sus propios roles y los complementarios, con la finalidad de lograr la máxima expresión de espontaneidad posible.

Para desarrollar esta acción dramática debe trabajarse continuamente sobre el proceso de atemperación en el que una acción será el caldeamiento (Ver caldeamiento) de la que le sucederá.

Deja un comentario