Es elemento o persona que ejerce el rol que se enfrenta u opone al objetivo del protagonista, en una acción determinada. Es el que juega el rol complementario oponente conflictivo que enfrenta al protagonista en la acción dramática.

Es la disciplina que visualiza al hombre desde la mirada de sus vincularidades; esto es desde su capacidad y su dificultad de relacionalidad. La ANTROPOLOGIA VINCULAR articula integrativamente (desde concepciones epistemológicas afines), la ANTROPOLOGIA FILOSOFICA (G. Marcel, N. Abbagnano, E. Paci, P. Prini, L. Binswanger, P. Ricoeur, R. Kush, C. Cullen, P. Geltman, G. Rebok, H. Mandrioni, etc.), la BIOANTROPOLOGIA y el NEOEVOLUCIONISMO (Teilhard de Chardin, E. Morin, F. Monod, F. Jacob, etc.), los modernos desarrollos de la TEORIA PSICOANALITICA DE LAS RELACIONES OBJETALES (M. Klein, P. Riviere, D.W. Winnicott, J. Boulby, S.H. Foulkes), la PSICOLOGIA PROFUNDA DE LOS ARQUETIPOS y sus actuales DESARROLLOS EN LO ANCESTRAL (C.G. Jung, V. Rubino, C. Menegazzo, H. Castellá, M.A. Tomasini, R. Usandivaras) y la TEORIA DE LO TÉLICO PROFUNDO de Moreno y sus continuadores. Este cuerpo integrado de teorías proporciona un modelo que permite desenfatizar la mirada, tan caldeada hasta hoy por nuestra cultura, en el polo individual de las vincularidades.

Se denomina de este modo el lgar y el momento en que está ocurriendo una acción, tanto si se trata de una simple expresión postural, de un acto gestual o de un enunciado verbal. En Psicodrama es necesario diferenciar permanentemente, con la mayor claridad posible, el “aquí y ahora” grupal “dramático”.

Es el lugar y el momento de la dramatización. Por el imperio y las leyes propias de la representación dramática todo lo que acontece en el escenario psicodramático está desarrollándose en un aquí y ahora especialísimo, el tiempo y el espacio que son propios de la dramatización. Cualquiera sea el tiempo que un protagonista explore en el contexto dramático, tanto cuando se trata de una escena que él ubica en su pasado biográfico mediato o remoto, como cuando encara una escena prospectiva en cualquiera de sus posibles futuros, estará vivenciándolo, “como si”, en el aquí y ahora imaginario de su representación dramática.

Deja un comentario