El espejo, al igual que el doble y la inversión de roles, es un concepto moreniano que surge de considerar la creación del yo a partir de los roles que se estructuran en la matriz de identidad recorriendo cinco etapas (Ver matriz de identidad).

La matriz total indiferenciada a la cual pertenece la función del doble pasará a la fase total diferenciada cuando aparezca la brecha entre fantasía y realidad, que permite al niño en desarrollo, los primeros atisbos de una diferenciación entre el yo, noyo imaginario de realidad concreta, con lo que surgirá la capacidad de soñar.

En esta segunda etapa de la matriz de identidad “el niño centrará la atención sobre la otra y diferente de sí” (Moreno, Psychodrama V.I,19).

En la tercera etapa “separará de la continuidad de la experiencia”, es decir, comenzará a diferenciar a un “otro” de la totalidad externa de sí.

En la cuarta etapa “se ubicará en la otra parte y jugará activamente su rol”. Perfilará así al otro con claridad y al “ponerse activamente en su rol” inaugurará la técnica del espejo para comprenderlo y hacerlo propio. Este juego lo repetirá con todos los seres que constituyan su mundo aún con la imagen de sí mismo.

Continuará usando esta técnica a lo largo de su vida ante todo aquello que le sea desconocido y difícil de entender y captar, en un continuo reconocimiento de sí mismo y de los otros.

A partir de estas observaciones Moreno creó para su trabajo terapéutico psicodramático la técnica del espejo.

La técnica del espejo es una valiosa técnica psicodramática que puede jugarse de modos diversos:

1) Ubicado el protagonista en la audiencia un yoauxiliar, que ha estudiado cuidadosamente su accionar, le representa en el escenario.

2) Un yoauxiliar colocado en el escenario frente al protagonista repite en una imagen especular su actitud corporal. sus movimientos y actitudes.

3) De manera estática el yoauxiliar muestra como en una instantánea la figura escénica o de manera dinámica representa la totalidad de una escena en movimiento.

4) La utilización del videotape, que salva la dificultad de la reproducción exacta por parte del yoauxiliar, es un recurso valioso de esta técnica.

En ciertas ocasiones se prefiere en lugar de una representación fiel una acentuación de determinados aspectos que pueden incluso llevarse hasta la exageración (Ver caricatura).


Es uno de los conceptos angulares para la teoría de los roles y la Antropología Vincular.

El hombre viene al mundo con un caudal de libertad y de espontaneidad, que son las fuentes de sus posibilidades creadoras (Ver creatividad), por esto mismo cuando Moreno habla de espontaneidad, en sus escritos, remite a las palabras “sua sponte” para subrayar esta característica de fuente. Para Moreno no podría haber proyecto, no podría haber tensión de integración vincular, a pesar de todas las dificultades, sin estas fuentes.

Esta disponibilidad espontánea del hombre, califica su innata capacidad lúdrica que, cada ser humano juega llevado por su impulso vital básico en sus formas de “hambre de actos” (Ver hambre de actos) y “hambre de transformación” (Ver hambre de transformación).

Trabajar en psicoterapia implica encontrarse permanentemente con los deseos del hombre, y entre estos con los de transformación, de crecimiento y de elevación; por lo cual la lectura constante de estas fuentes y de estas y de estas disponibilidades, son elmentos fundamentales para la tarea psicodramática.

Por esto mismo cuando Moreno se preocupa de la espontaneidad, se ocupa también de su malogro, que se manifiesta en el estancamiento de lo que él denomina: “conservas culturales” (Ver conservas culturales). Pero fundamentalmente, como observador cuidadoso e investigador de la escena, describe los gradientes de la espontaneidad, tal como aparecen en el escenario dramático.

Señala también minuciosamente, cada uno de los escalones de su ascenso hacia la creatividad lograda.

Moreno ubica el nivel más elemental de la espontaneidad en la impulsividad (Ver actuación) y define a su máximo nivel como “la capacidad de responder adecuadamente (Ver adecuación) a un estímulo “nuevo” así como “la facultad de responder de una nueva manera adecuada, a un estímulo viejo”.

Cuando Moreno diere la observación, que el psicodramatista debe efectuar para leer el quantum de espontaneidad en la escena misma, habla del desarrollo espontáneo como:

1) Cualidad dramática (Ver cualidad dramática).

2) Originalidad dramática (Ver originalidad dramática).

3) Propiedad dramática (Ver propiedad dramática).


Así se denomina a la configuración sociométrica que aparece en el sociograma cuando un integrante es elegido por cinco o más miembros del grupo en estudio.


Así se denomina a los lapsos de tiempo en los que subdividen metodológicamente las sesiones de psicodrama, sociodrama, juego de rol, y psicodrama.

Todas estas sesiones constan de tres etapas: caldeamiento, dramatización, comentarios. (Ver caldeamiento, dramatización y comentarios).


Es la denominación mediante la cual se distingue a un tipo de sociodrama aplicado específicamente a la resolución de conflictos suscitados por choques étnicos, raciales y culturales, dentro de un mismo grupo operativo.

[/wptabs]

Deja un comentario