Son los elementos con los que se trabaja en Psicodrama, Sociodrama y juegos de rol. Son cinco:

1) Protagonista; 2) Audiencia; 3) Escenario; 4) Yo Auxiliar; 5) Director. (Ver respectivamente).


La intencionalidad referida al objeto quedó reducida a la escolástica medieval, hasta que en el siglo XIX Franz Brentano la tomó como característica de los fenómenos psíquicos.

La intencionalidad es lo que caracterizaría a la conciencia en su pleno sentido, y lo que autoriza para designar, a la vez, la corriente entera de la vivencia como corriente de conciencia y como unidad de una conciencia.

En la fenomenología, la intencionalidad es tomada como la característica fundamental de la conciencia, y como tal ha quedado, en buena parte de la filosofía contemporánea y en especial de la fenomenología y en el existencialismo. El concepto de trascendencia de Heidegger es una generalización de la intencionalidad.

Este término, tomado de la fenomenología y la antropología filosófica, es fundamental par el desarrollo teórico de la Dramática y la reflexión en Antropología Vincular, Teoría de los roles y Psicodrama.


(Principio de)

En Psicodrama cada paciente puede ser agente terapéutico de los otros. Una pareja puede ser agente terapéutico de otra; un grupo puede actuar como agente terapéutico de otro grupo (Ver agente terapéutico), etc.


Es una táctica psicodramática (Ver táctica psicodramática). Es generalmente indicada por el director y a veces jugada directamente por el yoauxiliar.

En este último caso el riesgo de caer en alguna producción coprotagónica (Ver producción coprotagónica) del yo auxiliar, es muy grande por lo que es preferible reservar la instrumentación de esta táctica solamente a los yoauxiliares muy entrenados profesionalmente.

Se introduce durante el desarrollo de la dramatización mediante consignas impartidas de modo que el protagonista las desconozca o no las advierta.

Con estas indicaciones se pide al yoauxiliar la modificación sorpresiva de alguna característica del rol complementario evidentemente marcado. Por ejemplo, se pide introducir súbitamente una puesta de límite desde un rol de madre que se estaba jugando de modo condescendiente y sobreprotector, o se indica jugar con ternura el rol de un padre que hasta el momento dramático anterior se había jugado agresivamente, tal como había sido marcado por el protagonista.

La interpolación de resistencia es por lo tanto, la introducción de un estímulo siguiendo una hipótesis diagnóstica del terapeuta que busca corroborar algo que se está percibiendo. Lo adecuado entonces, es estar dispuesto a abandonarla como intento si no obtiene resultados.


(Ver reportaje).

Deja un comentario