Es un rol específico y esencial en psicodrama.

Operar desde este rol es apuntar a la investigación grupal más acabadamente que desde cualquier

otro rol.

Un investigador en Psicodrama únicamente puede penetrar en la intimidad profunda del grupo si se transforma en un integrante comprometido en el mismo proceso grupal que quiere investigar y del que no puede excluirse.

No podrá haber objetividad en la investigación sin poner en juego constantemente la subjetividad del participante.

Para poder lograr el rol de observador participante investigador en Psicodrama, es necesario haber pasado previamente por los roles de protagonista, yo auxiliar y director que permiten la propia investigación personal.

Unicamente a partir de la experiencia de una larga serie de inversiones de roles y un proceso de constantes subjetivaciones y objetivaciones personales puede lograrse el nivel adecuado para la investigación en este rol de observador participante.

Solo situado de este modo puede registrarse acabadamente el desarrollo de una dinámica grupal leyéndola en toda su profundidad.

A este nivel de investigación es al que Moreno otorga la categoría de sociometría. No es posible ubicarse en él si antes no se han explorado una gran cantidad de escenas y mitos personales. El nivel más bajo en el desempeño de este rol es el de observador participante ingenuo, el integrante de grupo principiante.


(Ver Yo Observador).


Es, para Moreno, una de las formas de la espontaneidad (Ver Espontaneidad). Se dirige a la formación de expresiones libres de la personalidad. Sin llegar a ser creatividad, expresa una ampliación o variación del tesoro o estereotipo cultural (conserva), tomada como modelo. Moreno da como ejemplo la poesía compuesta por adolescentes.

En una dramatización, llamamos Originalidad dramática a aquella característica de la acción que pone de manifiesto el hecho de que el protagonista juega el mismo rol que ya había representado con anterioridad, pero ahora de una manera distinta, imprimiéndole ciertas variaciones y ampliando su registro.

La lectura de esta característica, la originalidad dramática, nos indica la evolución del proceso de espontaneidad en un paciente.

Deja un comentario