Es un engrama con círculos concéntricos, que se dibuja con el fin de objetivar las redes relacionales de un grupo determinado.


De socios: social y metreim: medida, derivó J.L. Moreno el término Sociometría.

Denominó de este modo, en un principio, al conjunto de técnicas, por él mismo ideadas, para investigar, medir y estudiar a los procesos vinculares que se movilizan en los grupos humanos. En la época de sus estudios iniciales, en los cenáculos académicos se prestigiaba de especial manera, la posibilidad de mensurar, con ciertos visos de exactitud. En ciencias humanas, para obtener consideración de rigor, debían ser ajustados instrumentos para tales fines. Moreno aceptó este desafío; interesado desde sus primeras búsquedas en las relaciones humanas (sus fenómenos y sus características profundas) pero específicamente preocupado en tratar de desentrañar las motivaciones patológicas que pueden aislar al hombre en sus grupos, instituciones y comunidades. Se dedicó a estudiar, clasificar, medir y graficar los modos del encontrarse y el desencontrarse. Para ello comenzó creando y ajustando técnicas apropiadas para todos estos estudios.

Posteriormente (de una manera semejante a Kurt Lewin; otro de los grandes investigadores y pioneros de las ciencias sociales, quien distinguió sus “técnicas grupales” del cuerpo de su propia doctrina a la que denominó Dinámica de grupo). La Sociometría comenzó a crecer en el pensamiento de Moreno, hasta tomar la dimensión de un marco teórico referencial como para sustentar las prácticas del Psicodrama, el Sociodrama y todos otros procedimientos dramáticos.

En Argentina fue, sin lugar a dudas Dalmiro Bustos (y su grupo) quienes ahondaron esta veta moreniana de reflexión. Hoy el marco teórico se ha enriquecido aún más mediante la articulación de muchas otras vetas que se fueron sumando a la Sociometría de Moreno. Por ejemplo: los modernos desarrollos de la teoría psicoanalítica de las relaciones objetales, aportada por el Psicodrama psicoanalítico y la denominada Escuela Argentina; los estudios lacanianos de Lemoine, los modernos desarrollos de la teoría de los roles; la teoría de la escena, trabajada por Carlos María Martínez Bouquet y los aportes desde la psicología compleja de los arquetipos, la Antropología Vincular, y la psicología transpersonal. Con todos estos aportes sin embargo la base conceptual sociométrica del maestro rumano y sus instrumentos (Ver Test sociométrico) siguen ofreciendo aportes fundamentales para sostener conceptos claves como los de transferencia (Ver), tele (Ver) y coinconsciente (Ver).


Es una de las técnicas de los procedimientos dramáticos (psicodrama, sociodrama, juegos del rol). Mediante la misma, el protagonista o el yoauxiliar hace un “aparte” de la interacción y dice en voz alta lo que piensa o lo que siente. Se expresa ante el auditorio mediante un “monólogo” en situación, reflexiona en voz alta y asocia libremente, respecto a la acción o a la representación dramática que acaba de realizar. De este modo pueden aparecer ideas o sentimientos que no afloraron durante el anterior movimiento interaccional.

El protagonista puede hacer su soliloquio solo o acompañado por su “doble” que en este caso se ubica corporalmente “detrás” o “al costado” de él.

La técnica del soliloquio es muy útil también, como se ve, para explorar los aspectos pasivos de una acción determinada o paralizada. Del mismo modo se hace evidente también que es la técnica princeps para reevocar en voz alta un sueño en el escenario psicodramático, cuando el protagonista se está caldeando al revisualizarlo vivencialmente, para luego saltar en el escenario a su contexto onírico y penetrar en sus escenas para operar en ellas dramáticamente.


Dado el locus nascendi (Ver) y la matriz (Ver) aparece el tercer elemento inseparable de los anteriores dentro de la filosofía del momento de Moreno: el status nascendi.

Se denomina status nascendi, entonces, al proceso de concepción para el desarrollo de un proceso determinado. O, usando otro ejemplo la capacidad de germinar que tiene la semilla en su tensión a ser árbol.

Moreno crea este término en función de darle importancia tanto a la obra finalizada como a su mismo proceso de gestación y realización. Si llevamos esto al terreno de lo biológico se equipara la importancia del nacimiento como al de la concepción y la gestación.

Desde el punto de vista psicodramático el locus nascendi sería la coordenada témporoespacial en la que se ubica el movimiento del status nascendi.


(Ver Teatro espontáneo).

Deja un comentario